Doly, una marca de zapatillas fabricadas con materiales reciclados

22 botellas de plástico recicladas por cada par de zapatillas

Partiendo de un diseño minimalista y original, Olga Orellana y Jacinto Jiménez lanzan en diciembre de 2018 Doly, una marca de zapatillas fabricadas con materiales reciclados.
Su misión y filosofía era la de diseñar unas zapatillas respetuosas con el medio ambiente y que no comprometiesen el futuro del planeta pero con un diseño innovador, creando un calzado versátil, funcional y elegante pero sobre todo muy cómodo.

Dirigido a un público urbano, que disfruta de la tranquilidad, amante del diseño y preocupado por el medio ambiente, su versatilidad permite que puedan ser usadas en todo tipo de ocasiones, adaptándose a muy diferentes estilos de vida y de vestir, así como a todos los momentos del día.

Su primera tienda física en Madrid

 

Aunque su canal de venta es principalmente online, a lo largo de 2019 la marca ha estado presente en distintos mercados de diseño y tiendas pop up, como el Mercado de Diseño o el Mercado de Motores en Madrid, para acercar su producto al consumidor que, aunque es un público acostumbrado a realizar sus compras por Internet, valora la posibilidad de poder ver y tocar el producto antes de comprarlo. En un siguiente paso, los objetivos de negocio de la compañía pasan por lanzar su primera tienda física en Madrid, ciudad de origen de la
marca.

Las zapatillas Doly están fabricadas a partir de botellas de plástico PET recicladas. Cada zapatilla requiere aproximadamente 22 botellas de 33 centilitros para su fabricación, utilizando los tapones de las mismas para transformarlos en hilatura para la fabricación de cordones. En su proceso de transformación el primer paso consiste en separar las botellas por colores y tipología y quitar los tapones y etiquetas. A continuación, mediante un proceso de trituración y sometimiento a altas temperaturas, este material se transforma en hilo, que trenzado y convertido en tela llega a la fábrica de calzado para su producción y transformación en zapatillas siguiendo el método de elaboración habitual en este tipo de calzado.

Una marca sostenible

 

El compromiso medioambiental de la compañía va más allá de su materia prima ya que, además, es sostenible en su proceso de fabricación, que tiene una huella de carbono muy pequeña al utilizar materiales que son recogidos, fabricados, confeccionados y vendidos en España. La marca es de origen madrileño, la fabricación desus productos se realizaen fábricas de Toledo y Elche y el hilo transformado de PET es de una empresa de Alicante.

FacebookMastodonEmailShare

Deja un comentario

Política de privacidad